Los recortes llegan a todos los sitios, y Renfe que parecía estar al margen también sufrirá lo efectos de la crisis tal como ha confirmado el presidente de la compañía Julio Gómez-Pomar.

La compañía tomará medidas de reordenación de su servicio de Media Distancia eliminando unas 500 frecuencias de trenes, el 15% del total de 3500 servicios, afectando así a 900.000 pasajeros.

Según el presidente de la compañía este reajuste y eliminación de líneas se cubrirá por otros trenes de Larga Distancia o por buses, ya que es mucho más rentable transportar 30 personas en un bus que en un tren de 200 plazas.

De momento no se han hecho oficiales los servicios que se suprimirán, será a final de mes cuando se den a conocer.

Deja un comentario