El Monasterio de Boltaña es uno de los destinos preferidos por los viajeros que buscan relax, naturaleza y gastronomía. Su privilegiada situación a los pies de los Pirineos, y su cercanía respecto a puntos como Barbastro, Huesca, Zaragoza o Jaca, lo hacen irresistible para escapadas cortas o de larga estancia.

¿Pero qué cosas podemos hacer desde este rincón del Pirineo sin movernos apenas unos kilómetros? Muchas, el Sobrarbe es una de las comarcas más peculiares de Huesca, por eso aquí solo os ponemos un pequeño aperitivo, os dejamos a vosotros la apasionante labor de encontrar el resto. Comenzamos.

A pie:

Margudgued

Margudgued

Desde el mismo Monasterio de Boltaña puedes acercarte a pie a la aldea de Margudgued. Aquí uno deja perder su mente entre la singularidad y calma que da su cercanía al Rio Ara, y sus casas de labranza al más estilo pirenaico. Curiosos son sus dos hornos a pie de calle, o mejor dicho “Fornerias”. Y su pequeña iglesia que data de los Siglos XVI y XVII.

Boltaña

Boltaña

Vista desde el Castillo de Boltaña

Vista obligada de su casco viejo, en el que sus subidas y pintorescas casas hacen de este núcleo una de las joyas mejor escondidas del Sobrarbe. Como regalo al caminante no te pierdas las vistas desde Castillo de Boltaña, que data del siglo XI y en cuyas ruinas todavía resuenan los sonidos de otras épocas. Para visitar Boltaña puedes hacerlo directamente desde la carretera que une el Monasterio con el Municipio, pero si quieres verlo desde otra perspectiva y a través de un singular trayecto al otro lado del Rio Ara, lo mejor es que sigas el camino que va paralelo a las Villas. En unos 20-25 minutos llegarás a Boltaña.

En coche a pocos kilómetros:

Sieste y Coño del Mundo

Sieste

Desde el propio Monasterio verás cómo se alza en lo alto y a unos pocos kilómetros la torre de la iglesia de Sieste. A través de una pequeña carretera podrás subir hasta este pintoresco lugar, en el que desde su plaza tienes un mirador hacia Boltaña, la Peña Montañesa y Ainsa.
De bajada y en el cruce hacia Boltaña podemos seguir la carretera dirección San Martin. Una vez llegados al final de la carretera podemos dejar el coche en un pequeño aparcamiento. Siguiendo los carteles y pateando unos 35-40 minutos y tras pasar por la Pozas de San Martin avistaremos el Coño del Mundo, de donde nació todo…

cono_del_mundo_2Foto: Btt Pirineo

Ainsa

Ainsa (5)

Visita imprescindible. Su castillo del siglo XI, y su caso histórico en el que perderse por sus calles empedradas y su Plaza Mayor con sus arcadas es como volver a la Edad Media, es uno de los lugares más emblemáticos y bonitos del Sobrarbe.

Guaso

guaso

Vista desde la explanada de la Torre de Guaso

Comparte protagonismo en las alturas junto con la torre de Sieste. Visible desde el propio Monasterio se puede llegar siguiendo la carretera de a Margudgued. Una vez en Guaso seguir las indicaciones para subir a la torre. Desde allí las vistas son inmejorables, el Pirineo se alza al frente, detrás el Biello Sobrarbe, y como remate un Esconjuradero en el que los antiguos habitantes invocaban a los dioses para favorecer las cosechas.

Jánovas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Sobrarbe es una de las comarcas más castigadas por la despoblación. Parte de culpa es la cantidad de embalses que se encuentran en su territorio. Jánovas es uno de esos símbolos, abandonado y olvidado a su suerte por la desidia de las autoridades, ahora vuelve a tener luz propia en un episodio que nunca debió de haber ocurrido. Perderse entre sus calles es toda una experiencia de sensaciones. Para acceder al núcleo debes de dejar el coche antes de llegar al rio y pasar por el puente colgante. A la ida o la vuelta es aconsejable parar en el mirador previo para ver en perspectiva esta zona del Valle del Ara y las curiosas cortadas de Jánovas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Puente colgante

The following two tabs change content below.

Nos Gustan Los Viajes

Disfruta viajando

Anteriores Articulos por Nos Gustan Los Viajes (ver todo)

Deja un comentario