La cultura de las navatas es ya junto con la trashumancia y la Contradanza de Cetina el tercer bien cultural inmaterial. Asi lo ha declarado hoy el Consejo de Gobierno de Aragón.

Dentro del esfuerzo de protección y promoción, la Dirección General de Patrimonio Cultural se ha adherido además al proyecto de candidatura de la cultura del transporte fluvial de la madera para que sea incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Se trata de una candidatura compartida con Navarra, Cataluña y Castilla La Mancha.

Históricamente en Aragón los ‘navateros’ han transportado la madera de los bosques del Pirineo por el cauce de los ríos hasta Tortosa o Xerta. Aprovechaban el deshielo para llevar los troncos unidos en plataformas -las llamadas navatas- hasta el Ebro y a través de él hasta la desembocadura.

Las rutas fluviales de la madera han sido la del río Aragón, desde Ansó a través de los ríos Veral, Hecho y Aragón Subordán, la del río Gállego, desde Murillo y Santolaria, y la del Cinca, desde Laspuña y Escalona.

Las navatas se formaban entrelazando los maderos con ramas de sarga trenzada y estaban compuestas por hasta tres tramos que se enlazaban y que los navateros conducían río abajo con la ayuda de remos.

Las últimas navatas llegaron a Tortosa en 1949. No fue hasta los años 80 cuando en el Sobrarbe se comenzó a recuperar esta actividad y a organizar descensos por el Cinca, entre Laspuña y Ainsa, que se han ido extendiendo a otros ríos.

The following two tabs change content below.

Nos Gustan Los Viajes

Disfruta viajando

Anteriores Articulos por Nos Gustan Los Viajes (ver todo)

Deja un comentario