¿Te gustaría tomarte algo a 35 metros de altitud con las piernas colgando en el vacío?

Ahora en el parque francés Futuroscope ya es posible recrear la experiencia en la nueva atracción aerobar, una estructura de 35 metros de altura en cuyo interior asciende una plataforma circular de 4 metros de diámetro, alrededor de la cual pueden sentarse hasta doce personas, acompañadas de un asistente de vuelo.

El dispositivo asciende suavemente gracias a un pequeño globo aerostático que lo mantiene a flote creando la sensación de ingravidez y vuelo entre las nubes que dura aproximadamente diez minutos.

La entrada de la nueva atracción permite reservar el vuelo y pedir la bebida o aperitivo, como refrescos, aguas minerales, cervezas, cócteles sin alcohol, wraps o una copa de champán, con precios que van desde 4,5 euros hasta 11 euros.

Deja un comentario