El Barceló Sants, ubicado en Barcelona encima de la estación del AVE, fue el primer hotel urbano con el que la cadena mallorquina comenzó su andadura en alojamientos urbanos. Ahora el hotel se presenta con una imagen renovada que lo ha convertido en toda un estación orbital, con ambiente galáctico, sin ruido a través de sus 364 Orbitals rooms y sus 14 Orbital suites. Además de los 3.000 metros cuadrados de espacio para vénetos y congresos, y de su oferta gastronómica a través de “Oxygen”(un bufé de comida saludable) e “Hydrogen” (un laboratorio de recetas innovadoras).

Deja un comentario